Los expertos y la (no) gestión de la incertidumbre en tiempos del coronavirus

Javier Callejo, Profesor de Sociología de la UNED e investigador de INCERCLIMA

Son diversas las líneas de conexión que se están tejiendo entre la crisis del coronavirus y el cambio climático. Algunas señalan la paradoja de que el parón productivo, consecuencia de las medidas tomadas para frenar la expansión de los contagios, está significando una especie de alto el fuego del proceso climático. Las más ponen el acento en sus características comunes, como el ser ambas problemas globales abordados nacionalmente o la reiterada existencia de avisos, que se han revelado bastante afinados en el pronóstico de la pandemia, sin que se les hubiera hecho mucho caso. Así, se ha actuado cuando ya estaba el flujo de contagios encima, causando estragos, cuando ya sólo se podían poner parches a una situación desbordante para casi todos los sistemas sanitarios.


La distancia entre lo que avisan los expertos y lo que escucha la sociedad de los mismos es parte de nuestro proyecto de investigación INCERCLIMA. Su nombre completo ofrece más pistas sobre sus objetivos principales: Incertidumbre y Cambio Climático. Nos preguntamos por qué la sociedad española, después de tantos años de sucesivos avisos sobre las terribles consecuencias del cambio climático, apenas actúa: ¿no recibe la información? ¿La comunicación del problema es la adecuada? ¿Tal vez no desea recibir esta información? ¿Cuáles son sus preguntas con respecto al cambio climático? ¿Qué incertidumbres se ponen en marcha cuando se plantea el fenómeno? ¿Qué procesos sociales se ponen en marcha para producir ignorancia sobre el tema?


Son preguntas que nos hacemos con respecto al cambio climático, pero su pertinencia se actualiza con la crisis del coronavirus. Descubrimos ahora informes, conferencias TED, ejercicios de simulación en el traspaso de la presidencia estadounidense, que prácticamente describían el escenario que vivimos ahora: patógenos letales para millones de personas, capaces de arruinar las economías más potentes, nuestras vidas sociales y sistemas de libertades. Existían avisos que dibujaban escenarios que exigían tomar medidas para prepararse ante la eventualidad, o, al menos, que apuntaban las medidas más urgentes que había que llevar a cabo, en caso de darse. Como tales avisos, apuntaban un mal futuro, si no se actuaba a tiempo.

Hagamos una proyección hacia el nivel microsocial: Somos menos receptivos a las malas noticias sobre el futuro que a las buenas, especialmente si evitar ese escenario futuro exige radicales cambios de hábitos y rutinas. Un diagnóstico médico negativo lleva a mucha gente a buscar un diagnóstico alternativo. Dudamos más de lo malo avisado, que del bien avisado.


¿Es extensible el ejemplo microsocial a los avisos que hacen los expertos a las distintas autoridades? Son avisos que exigen esfuerzos de cambio de hábitos de nuestras sociedades y, con respecto al cambio climático, transformaciones productivas radicales. Todo cambio, a su vez y más si son de tal volumen, produce incertidumbre. Como el que recibe el aviso médico negativo, los responsables de liderar tales cambios los tienden a recibir mal, hasta hacer oídos sordos. Uno se los imagina fácilmente metiendo esos informes-avisos en el cajón de las cosas que pueden esperar, mientras minimizan los riesgos y acusan al mensajero de catastrofista, como hicieron con los informes que avisaban del coronavirus, como hacen con el cambio climático.


Ningún político, que ha de pasar por esa competencia electoral a corto plazo, quiere ser el líder de medidas exigentes que han de tomarse ahora, para evitar un mal que, paradójicamente no se verá si las medidas tienen éxito. Salvo que, con pretensiones de pasar al lado bueno de la historia, pueda compararse con los efectos de ese mal en otros países. De hecho, con el coronavirus, hemos podido ver gobiernos que hicieron caso a los avisos, como los asiáticos, tras sus experiencias con epidemias relativamente recientes. Mientras otros, optaron por reducir la evaluación del riesgo y no tomar medidas de precaución. Los argumentos para justificar esta decisión son múltiples: no había ocurrido nunca, algunos de los anteriores avisos (gripe aviar) llevaron a un importante gasto, que no se correspondía con el peligro de la enfermedad, etc. Argumentos que ya no podrán volverse a desplegar.


Además, los políticos pueden escudarse en que los expertos, como parte del sistema de la ciencia, no reducen toda la incertidumbre. La lógica del sistema de la ciencia es contraria a acabar con la incertidumbre y dar verdades absolutas, pero pueden recomendar con fundamentos y transparencia la mejor acción. Es lo que hacen los avisos a los que nos veníamos refiriendo.

Pero cuando una instancia no quiere recibir una comunicación, una de sus reacciones es discutir aspectos secundarios de la misma, intentando traducir la incertidumbre en probabilidades, una forma de pensamiento muy arraigada en nuestra cultura, y cuestionar a los mensajeros: ¿están ustedes seguros al cien por cien? Ningún experto de verdad puede dar garantías al cien por cien de que algo pasará, sea algo bueno o malo.


Los expertos intentan reducir la incertidumbre, para hacerla gestionable desde las decisiones. Una de las maneras de reducirla es, por ejemplo, transformarla en cálculo de probabilidades y, por lo tanto, en riesgo, en un rango de probabilidades de que algo pase, a partir de una situación dada. En la medida que cambie la situación, cambia el rango de probabilidades. En fenómenos dinámicos, los cambios son constantes y habitualmente acelerados. Otra de las formas, aportando sentido, lo que tiende a hacerse situando la incertidumbre como una especie de “agujero local” en procesos de un nivel mayor. Teniendo sólo en cuenta estos dos tipos de reducción, podría hablarse de reducción por probabilidades y reducción por diagnóstico de estructura y procesos como objetivo del trabajo de los expertos. Pero, claro está, no consiguen reducir toda la incertidumbre y esto va en contra de que su comunicación sea bien recibida por los responsables de tomar decisiones. En el mejor de los casos, siempre existirá incertidumbre, pues hay una incertidumbre radical inabordable incluso desde el potente cálculo estadístico o el uso de algoritmos.


La sucesión de amenazas gigantes se acelera y, con ello, las incertidumbres (sociedad del riesgo), lo que, a su vez, recorta los ciclos políticos democráticos –extendiéndose los procesos de adelantamiento electoral- lo que incide en la prelación de lo urgente sobre lo importante; de la reacción, sobre la previsión… Un círculo que: a) parece romper el relativo equilibrio entre producción y gestión de incertidumbre de los orígenes de la Modernidad, de manera que la gestión se muestra incapaz de abarcar tanta producción de incertidumbre; b) pone el foco en los sistemas democráticos, abriendo ventanas a la racionalización de sistemas autoritarios.

Pero esto son sólo avisos de pretendidos expertos de las ciencias sociales… Se dirá que son catastrofistas y que, en todo caso, se puede esperar. Por cierto, la función de los expertos solo es inteligible en un marco de apertura, diálogo, transparencia y, sobre todo, discusión sobre lo que se propone, siguiendo los procedimientos y usos de las distintas disciplinas. Una función complicada en sistemas autoritarios, donde ya no solo se deniega el aviso, sino al experto comunicador de avisos.

Para saber más:
La lucha contra el coronavirus es también la climática
Earth Night: Harnessing Uncertainty In A Dark Time
La certeza de la incertidumbre en los informes del IPCC


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search